El fetichismo de pies 

El feet fetish o la adoración de pies o la podofilia es el nombre que se le da a la pasión erótica por los pies. Quien la siente es el podolatra. Si indagas en el origen etimológico de la palabra, llegarás a la conclusión que la palabra viene de idólatra, es decir, el que adora los pies.

podofilia, fetichismo de pies, feet fetish

Desde los pies pequeños en China al cuento de la Cenicienta

La podofilia es una parafilia sexual muy común entre los varones y poco extendida entre las mujeres. La adoración o el culto a los pies se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos. Sin embargo tiene un origen ancestral. La obsesión de la cultura asiática por los pies pequeños, sobre todo en la China tradicional se remonta cientos de años atrás.

En Europa uno de los cuentos más populares de todos los tiempos es ‘Cenicienta’. La historia de la pobre y desgraciada muchacha torturada por sus hermanas llegó de la mano de un cuento tradicional chino traducido por Charles Perrault.

podofilia, fetichismo de pies, feet fetish

Príncipes feet fetish

 

El príncipe del cuento que salva a Cenicienta de las garras de una familia desequilibrada es un príncipe feet fetish. (Recordarás la obsesión del apuesto príncipe por encontrar a la propietaria de aquel diminuto zapato de cristal que hacía estremecerse al príncipe azul)


Aunque es una variante sexual que se ha puesto más de moda que nunca en los últimos tiempos, su origen se remonta a la antigüedad. La obsesión de los chinos por los pies pequeños se exportó a Europa con éxito gracias a un cuento tradicional del siglo XI reescrito por Charles Perrault: ‘Cenicienta’, con un príncipe podófilo loco por desposar a la chica con los pies más pequeños del reino.

podofilia, fetichismo de pies, feet fetish

Orígenes de la podofilia

El origen del fetichismo de pies no está claro pero buscando razones y porqués nos encontramos con argumentos para todos los gustos. Además de los freudianos que ya imaginas por donde van ( traumas de la niñez y sus variantes) hay algunos originales.

Algunas personas señalan el parecido entre el arco del empeine y las curvas femeninas, hasta otras personas que relacionan el olor vaginal y el de los pies en la estimulación de la líbido. Es decir, s erotismo podal para todos los gustos.

 

Fetichismo de pies

El cenit, la medalla de oro, el primer premio de los podolatras se lo llevan los obsesos de los pies (que los hay) para los que el mayor acto sexual es el feet workship. ¿Qué te estoy contando? Pues eso, tocar, acariciar, chupar, oler, besar, o incluso castigar un pie para llegar al clímax sexual

spanking, azotes, nalgadas

Muchos hombres disfrutan con unos senos, con unas nalgas o con un pene. Los chicos feet fetish se mueren por unos buenos pies.

Es el fetichisimo de pies, la podofilia, el oscuro objeto del deseo de tantos y tantos hombres que se mueren por besar por donde pisas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario